Inicio > Derecho Laboral > De casa al trabajo: Los Accidentes “In itínere”

De casa al trabajo: Los Accidentes “In itínere”

noviembre 3, 2009

La legislación argentina reconoce con el nombre de “in itínere” a los accidentes que le pueden ocurrir al trabajador en el trayecto que realiza entre su lugar de residencia y su sitio de trabajo y viceversa.

Por su parte el artículo Nº 6 inciso 1 de la Ley de Riesgos del Trabajo (Ley Nº 24.557) reconoce éste tipo de contingencia estableciendo que se considera accidente de trabajo a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el hecho o en ocasión del trabajo, o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo, siempre y cuando el damnificado no hubiere interrumpido o alterado dicho trayecto por causas ajenas al trabajo.

La cobertura de éste tipo de accidente está limitada por la ley en razón del tiempo, del camino elegido y las circunstancias en las cuales se produjo.

En primer lugar el momento en que se produce el accidente debe estar dentro del tiempo lógico que se requiere para desplazarse entre los dos puntos, teniendo en cuenta el medio mediante el cual se transporta y la distancia que debe recorrerse.

En segundo lugar el trayecto debe ser lógicamente el más directo o más corto para recorrer esa distancia, sin que el trabajador se haya desviado del mismo. Si el recorrido resulta absurdo para llegar al lugar de trabajo o a la casa, o el desvío es en interés propio del trabajador, el accidente que se pueda producir deja de ser considerado “in itínere”.

El artículo Nº 4 inciso d del Decreto 491/97 (reglamentario de la Ley de Riesgos del Trabajo) considera accidente “in itínere” a aquel que se produzca en el trayecto directo e inmediato entre el trabajo y el domicilio del trabajador y viceversa, el lugar de estudio, el otro empleo, o donde se encuentre un familiar directo enfermo no conviviente.

Por último el accidente no debe ser causado por la impericia, imprudencia o falta de apego a las normas jurídicas por parte del trabajador. La inobservancia a las normas de tránsito y demás requisitos que debe reunir la unidad en la que se desplaza (ya sea automóvil, moto, ciclomotor, bicicleta, etc.) puede hacerle perder los derechos de cobertura en caso de accidente.

Más allá de que el accidente “in itínere” es el que se produce entre el trayecto del hogar del empleado hasta su trabajo, la doctrina entiende que el concepto de “domicilio” también se puede extender a todo lugar que supla a la vivienda, como un restaurante u otro lugar en donde habitualmente se realicen las comidas.

Debido a que las normas laborales se consideran de “orden público”, no rige en ellas el principio de autonomía de la voluntad de los contratos civiles y los derechos reconocidos no son disponibles por las partes y mucho menos irrenunciables, por lo que cualquier cláusula que pretenda desconocer o disminuir los derechos que la legislación o los convenios colectivos otorgan a los trabajadores es nula, es decir, inválida y no pueden infringirse, ni aún con el asentimiento del trabajador.

Categorías:Derecho Laboral Etiquetas: , ,
A %d blogueros les gusta esto: