Inicio > Derecho Laboral > Las enfermedades inculpables en el derecho laboral

Las enfermedades inculpables en el derecho laboral

febrero 15, 2010

Las enfermedades o accidentes inculpables, son contingencias sufridas por el trabajador que no fueron originadas por causas o motivos del trabajo. Ejemplo de ellas, son los accidentes derivados de la práctica de un deporte en las horas de esparcimiento.
La afección en cuestión, impide al trabajador cumplir con sus tareas, y su origen no tiene relación con el trabajo en el que se desempeña, sino que se vincula con el riesgo genérico de la vida.
En caso de que el dependiente se haya enfermado o accidentado por hechos no imputables al trabajo, tiene el deber de informar dicha circunstancia a la empresa por medios fehacientes, tales como el telegrama colacionado o la carta documento. Como contrapartida, el empleador tiene el derecho a enviar un médico al domicilio del trabajador, a fin de corroborar su estado. En caso de no utilizar ésta facultad, se sobreentiende que el empleador, ha consentido la veracidad de la comunicación cursada por su dependiente.
El trabajador, tiene derecho a no concurrir al trabajo hasta no tener el alta médica, y a seguir percibiendo su remuneración habitual. La Ley de Contrato de Trabajo, establece los plazos durante los cuales, el empleado gozará de los derechos anteriormente mencionados.
En caso de un trabajador con una antigüedad de hasta cinco años, le corresponderán tres meses de licencia, y para aquellos que tengan cargas de familia, la misma se extenderá hasta seis meses.
Para los trabajadores con cinco o más años de antigüedad, el período de licencia paga será de seis meses, o doce meses para quienes tengan cargas de familia.
En caso de que el trabajador no pueda volver a prestar tareas luego de vencidos los plazos establecidos en la LCT, el empleador debe conservarle el puesto de trabajo por un año. Durante este lapso, se suspenderá el contrato laboral, pero se conservará la relación de dependencia, aunque sin goce de sueldos.
Vigente el plazo de conservación del empleo, si del accidente o enfermedad resultase una disminución definitiva en la capacidad laboral del trabajador, y éste no estuviere en condiciones de realizar las tareas que anteriormente desempeñaba, el empleador deberá asignarle otras que pueda ejecutar, sin disminución en su remuneración.
Si el empleador no pudiera dar cumplimiento a esta obligación por causa que no le fuera imputable, deberá abonar al trabajador, una indemnización igual a la prevista en el Art. N° 247 de la LCT.
Si estando en condiciones de hacerlo, no le asignare tareas compatibles con la aptitud física o psíquica del trabajador, estará obligado a abonarle una indemnización igual a la establecida en el Art. N° 245 de la LCT.
Cuando de la enfermedad o accidente se derivara una incapacidad absoluta para el trabajador, el empleador deberá abonarle una indemnización de monto igual a la expresada en el Art. N° 245 de la Ley de Contrato de Trabajo.
Si el trabajador fuera despedido durante la licencia paga, tendrá derecho a que el empleador le abone las indemnizaciones por despido injustificado, más los salarios correspondientes al tiempo en que ella venza, o hasta la fecha del alta, según lo demostrare el dependiente.
Es decir, que durante el período de licencia, el despido no está prohibido, pero sí, el empleador es sancionado a pagar indemnizaciones muy onerosas en caso de provocarlo.

A %d blogueros les gusta esto: