Inicio > Derecho Civil > Implicancias de la nueva legislación sobre la mayoría de edad

Implicancias de la nueva legislación sobre la mayoría de edad

abril 11, 2010

A fines del año 2009, el Congreso de la Nación, por medio de la Ley N° 26.579 (Decreto 2113/2009), reformó varios artículos del Código Civil, a fin de establecer la nueva mayoría de edad en dieciocho años, para de ésta manera, adaptar la normativa nacional a la “Convención Internacional de los Derechos del Niño”.
La nueva norma, modificó diez artículos del Código Civil sobre menores y patria potestad y derogó tres artículos del Código Comercial, que se referían al ejercicio del comercio por menores de dieciocho años emancipados o con autorización legal.
El reformado Art. N° 126 del Código Civil, establece ahora, que son menores de edad, las personas que no hubieren cumplido aún los dieciocho años.
De ésta manera, quienes alcancen ésta edad, pueden ejercer el comercio, comprar propiedades, contraer matrimonio, viajar sin contar con autorización de sus padres, y ejercer en general, todos los actos de la vida civil.
A través de esta modificación del código de fondo, Argentina adapta su legislación interna al derecho internacional, ya que la “Convención Internacional de los Derechos del Niño”, deja en claro que se entiende por tal, “a todo ser humano menor de dieciocho años”.
Conjuntamente, fue modificado el Art. N° 265 del cuerpo normativo, el cual establece que “la obligación de los padres de prestar alimentos a sus hijos, se extiende hasta la edad de veintiún años, salvo que el hijo mayor de edad o el padre, en su caso, acrediten que cuenta con recursos suficientes para proveérselos por sí mismo”. Es decir, que a pesar de que se redujo la edad de veintiún a dieciocho años para alcanzar la plena capacidad civil, los padres, tienen la obligación de prestar alimentos a sus hijos hasta que estos cumplan la edad de veintiún años.
Por último, debemos tener en cuenta, que cuando la norma se refiere a “alimentos”, lo hace en un sentido amplio. Dentro de éste concepto, no sólo debemos incluir las necesidades alimenticias, sino también la vestimenta, esparcimiento, educación, salud, actividades culturales y todo lo que el sujeto necesite para llevar a cabo una adecuada calidad de vida.

Categorías:Derecho Civil Etiquetas:
A %d blogueros les gusta esto: